Quienes se hayan visto involucrados en un accidente de circulación sin ser culpables del mismo, deben saber que tienen la posibilidad de reclamar una indemnización por daños materiales y/o personales, más allá de las reparaciones que tienen que satisfacer los seguros.

Por indemnización entendemos el resarcimiento o compensación que va a recibir una persona que se ve envuelta en un accidente de tráfico, por culpa de las lesiones personales o materiales, que directa o indirectamente van a perjudicar la economía del sujeto. Por lo tanto, ya tenemos una definición que nos aproxima a esa necesidad de recibir el equivalente al perjuicio sufrido. La situación patrimonial de una persona se ve indudablemente afectada por el accidente, y la indemnización tiene que compensar esa alteración. Restituyendo todo a la situación anterior económica del sujeto. Devolver todo a cómo estaba en el caso de que no se hubiera producido el daño.

Reclamaciones de indemnización por accidente de tráfico

Una de las acciones principales cuando alguien se ve envuelto en un accidente es la celeridad en el inicio de cualquier proceso para el inicio de esas reclamaciones por daños. El tiempo es oro, pero es que además de múltiples y variados trámites burocráticos, cuanto más se dilate el procedimiento, menores son las garantías de éxito por parte de los perjudicados.

¿Cómo se hacen las reclamaciones por accidente de tráfico?

Hemos señalado la necesidad de iniciar el proceso lo más rápido posible, pero también hay que saber que el procedimiento puede complicarse por lo que es importante contar con un abogado especialista, si es posible desde el primer momento. Un buen abogado nos guiará por todo el camino y nos indicará los pasos que hay que ir dando para garantizar el éxito de la reclamación. Los pasos son los siguientes:

  1. En primer lugar hay que recabar los datos e informes necesarios. Aquí se incluyen sobre todo los datos del conductor y del vehículo contrario, pero también cualquier parte o atestados que podamos incorporar. Si se personó alguna autoridad: fuerzas y cuerpos de seguridad, personal de tráfico, sanitarios… los informes son muy importantes.
  2. Acudir al médico y guardar su valoración. El médico que nos atendió de urgencias debe ser exhaustivo y riguroso en el estudio, ya que en algunos casos las lesiones derivadas de un golpe o accidente no se manifiestan hasta unas horas después de que se haya producido.
  3. Notificar el accidente a la aseguradora. Desde el primer momento que sea posible debemos ponernos en contacto con nuestra compañía aseguradora y comunicarle el accidente para que empiece a realizar los trámites necesarios y se vaya comunicando con la compañía de la otra parte. Entre aseguradoras se entienden mejor y además están familiarizados con estas gestiones. Los sujetos o víctimas de estos accidentes, tanto por los nervios como por la falta de experiencia no son los mejores interlocutores a la hora de discernir las razones exactas que provocaron el accidente.
  4. Valoración de daños. Con la ayuda de un abogado especialista será más fácil definir la valoración exacta de los daños sufridos y la determinación del alcance lógico y objetivo para la reclamación.
  5. Acuerdo de indemnización o demanda civil. En el caso de que se produzca un acuerdo de indemnización es importante incorporarlo al expediente. Si desgraciadamente no se llegara a un pacto, habría que comenzar un proceso o reclamación judicial en el orden civil para esa indemnización. Un buen abogado nos ayudará a ir con paso firme en la reclamación.

¿Qué daños se pueden reclamar?

Conviene saber en este punto que los perjudicados por un accidente de tráfico pueden reclamar tanto los daños personales como los daños sufridos por el vehículo. Pero es que además si por culpa del accidente hemos tenido otros perjuicios añadidos, secuelas y otros daños económicos y patrimoniales, se podrán reclamar igualmente.

Si miramos el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor (RDL 8/2004) se clasifica los conceptos indemnizables en dos grupos:

  1. Daños materiales > Se refiere a los sufridos por el vehículo
  2. Daños personales > La persona o personas involucradas en el accidente.

El conductor responsable tiene el deber de indemnizar tanto por los daños materiales como por los personales. Es tal la responsabilidad que llega a extenderse a supuestos en los que incluso se prueba la falta de culpa del conductor y los daños se debieran a un caso fortuito, o una rotura o fallo de los mecanismos del vehículo.

Los plazos para acudir al médico y reclamar indemnización

Como hemos dicho en el presente artículo los plazos son muy importantes y actuar rápido será una garantía de éxito. Por eso es importante conocer los plazos existentes. El abogado nos puede ir indicando los mismos:

– El plazo más importante para poder reclamar una indemnización por lesiones es el existente para que el perjudicado acuda al médico. En este caso el plazo es de 72 horas después del accidente.

Además, los abogados manejan otros plazos para iniciar la reclamación de una indemnización:

– En vía civil, la mayoría de casos, el plazo es de 1 año.

– En vía penal, se corresponde con accidentes muy graves, y con casos de positivos en la prueba de alcoholemia el plazo es de 6 meses.

Si se ha sido víctima de un accidente de tráfico, en EC Legal se ocupan de manera eficaz y rápida de todo el proceso, garantizando siempre una atención única y personal de forma que se consiga la mejor indemnización.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.